Ebal Díaz: “Estamos apuntando a la excelencia en el IP”

Ebal Díaz: “Estamos apuntando a la excelencia en el IP”

Tegucigalpa, 11 de julio. El ministro de la Presidencia, Ebal Díaz, afirmó hoy que “estamos contentos, pero no satisfechos” con el 80% de calificación obtenido por el Instituto de la Propiedad (IP), “pues le estamos apuntando a la excelencia en esa institución”.

Así reaccionó el funcionario luego de que la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), tras una exhaustiva evaluación, le concedió una nota del 80% en transparencia y productividad al IP, de acuerdo a un informe divulgado ayer.

En ese sentido, Díaz recordó que “al empezar nuestra gestión en el IP se inició una investigación y encontramos una tremenda corrupción; había un tráfico de todo tipo de situaciones, le cambiaban los títulos o le montaban otro encima”.

Combo

Los problemas iniciaban con el tema de las expropiaciones, que le hizo mucho daño al país por demandas millonarias en contra del Estado, agregó.

“Cuando asumimos la dirección del IP había un combo de demandas contra el Estado que superaba los 1,000 millones de lempiras por malas actuaciones de funcionarios del Instituto” deploró hoy Díaz en un foro televisivo.

“No digamos personal, manejo de recursos financieros; ahí no se sabía cuántos empleados eran y dónde estaban”, señaló.

Reconoció que “la institución que fue creada para garantizar la seguridad jurídica era la primera promotora en violentar los derechos de la propiedad”.

Díaz recordó que cuando el mandatario Juan Orlando Hernández se instaló en la Presidencia “nos pidió junto a otros compañeros iniciar la reforma del IP, pero ahí no había por dónde empezar”.

Así, “se firmó un convenio en marzo del 2015 con la ASJ-Transparencia Internacional para que nos auditara y nos dijera si la gestión que hacíamos era correcta o no”, apuntó.

Al principio, “salimos con una calificación de 19%, la institución peor calificada del Gobierno en ese entonces”, recordó.

Pero “hoy, al seguir con este proceso de medición, alcanzamos un 80% y el IP es la institución que más eficiencia tiene en el manejo de los recursos públicos”, destacó.

“Yo no vengo a hablar sobre proyectos que el IP está promocionando, sino de una calificación de una institución internacional-nacional que está midiendo y reconoce que el IP ha mejorado”, manifestó Ebal Díaz.

“Lo que yo rescato de todo esto es que estamos mostrando una nueva etapa del país”, comentó.

Los funcionarios públicos “tenemos que entender que le veeduría social es necesaria para una buena gestión pública”, sentenció.

Explicó que “nosotros le dimos un mandato a toda la dirección del IP: que abrieran las puertas y los archivos para que ASJ entrara y verificara en forma permanente lo que ahí se está haciendo”.

Ahora en el IP las direcciones compiten entre sí para ver cuál de ellas avanza más, porque hay quien los mira y verifica qué es lo que está sucediendo ahí, expresó.

“Hemos logrado encarrilar una institución como el IP que hoy es la mejor calificada, luego de impulsar un nuevo esquema de veeduría social y rendición de cuentas”, puntualizó.

Bonito

Díaz admitió que “no quiero decir que todo está bonito y que todo está arreglado, pues hay retos y desafíos que encontramos en el camino”.

“Hemos reducido los márgenes de corrupción en el IP de forma importante, pero hay un tema de percepción que está instalado, el cual hay que combatirlo”, afirmó.

En ese sentido, se deben ir creando instrumentos para procurar reducir los tiempos para atender a la población y resolver sus problemas, planteó.

“Un trámite no tiene que estar un mes o dos meses por no pagar la coima, hay que responder de inmediato; si hay errores se deben resolver”, aseguró.

“Es necesario que el pueblo hondureño se sume al combate a la corrupción, presentando sus denuncias”, sugirió el funcionario.

“Confiamos que al final, con el apoyo de funcionarios y empleados del IP, logremos entregar esa institución con mejores indicadores”, concluyó.

Dato de interés:

• Se han extendido más de 21,000 registros de la propiedad en el IP, con cero errores.